Ampharou’s library

BoyReading

No sé si a estas alturas quedará alguien que eche de menos los Ampharou’s library con los que os torturaba cada mes, que terminaban siendo unos buenos ladrillos que leer. En realidad, a estas alturas, es que no sé siquiera si quedará alguien que los recuerde. Bueno, la verdad es que, a estas alturas, no sé si quedará alguien…

Por si acaso, o por si alguien entra algo despistadillo buscando Ringo Starr desnudo (literal, oigas. Que ya hay que tener ganas), y siendo un poco pedante y bastante repelente, os dirá que los Ampharous’ library eran unas entradas en las que aprovechaba un calendario de pared que, ritualmente me regalaban cada navidad para, cada mes, ir colgando la ilustración correspondiente con alguna nota sobre el cuadro o el pintor, para después contaros qué libros, qué series y qué películas había disfrutado el mes en cuestión. Así, se pasearon por ca’Ampharou Modigliani y Mucha (que no digáis que no es un lujo). Luego, maltraté pérfidamente a Lowry y Cézanne, pobrecillos, saltándome meses y poniendo sólo algunas de sus obras. Y ese fue el motivo por el que decidí no machacar el calendario de este año (una preciosura que se adelantó y fue un regalo de verano) y contaros sólo de vez en cuando mis lecturas y visionados.

Y tan de vez en cuando iba a ser, que se me ha amontonado muchísimo lo que tenía que contaros. Así que esta entrada la haré sólo de los libros que me han estado acompañando (acompañando, no hay mejor palabra, porque vienen conmigo a donde quiera que voy) durante estos meses de silencio.

Después de disfrutar leyendo hasta quedarme con el corazón encogido El tiempo de los regalos y Entre los bosques y el agua, de Patrick Leigh Fermor, seguí con su biografía. Todo un personaje al que no puedes más que coger cariño cuando descubres su vida incansable y llena de aventuras. Quien sí lo conoció y os hablará mejor de él que yo es Jacinto Antón, del que podéis disfrutar en este artículo.

Sabéis que, a quien quiera escucharme, le cuento la maravillosa película que es La gran belleza, y que, a estas alturas, en las que seguramente faltarán dedos entre las dos manos para contar cuántas veces la he visto, todavía no sé si estoy más enamorada de Toni Servillo o de Jepp Gambardella. También he visto todas las películas que han hecho juntos Servillo y Paolo Sorrentino. Y todo esto viene a cuento de los tres siguientes libros que me leí los pasados meses. El primero, Todos tienen razón, del mismísimo Sorrentino. Cuando nos enteramos que tenía novela publicada, nos faltó tiempo para tirarnos a ella de cabeza. En una de sus películas, L’uomo in più, Servillo hace de un cantante melódico venido a menos. En el libro, aunque el personaje no es el mismo, utiliza también lo del cantante en declive y crea el maravilloso personaje de Tony Pagoda. He llorado en público de risa leyéndolo. Pero ojo, Pagodita lo mismo hace que te desternilles de la risa que te da un revés que te deja mascando dos días. Así que os podéis imaginar que cuando salió Tony Pagoda y sus amigos, tampoco nos demoramos mucho en conseguirlo (ni en leerlo). En éste, el personaje, en ese mismo tono de cal y arena, va haciendo un repaso de lo más granado de la sociedad italiana. Os podéis imaginar que no deja títere con cabeza.

Seguimos con las referencias, porque entre uno y otro, y como regalo de cumpleaños, apareció Niccolò Ammaniti (sí, hombre, sí, el actor que le dice a la moribunda ¡Proust es mi escritor favorito!…. además de Ammaniti, claro..) y su Te llevaré conmigo. Y se nota que no sólo le gusta a él, sino también a Sorrentino. También es una novela divertidísima, que no es que te dé una de cal y otra de arena, sino que te da con la pala de la arena directamente en la boca.

El quinto libro del que tengo que hablaros, aunque no fue el último que leí, también fue un preciosísimo e inesperado regalo de cumpleaños. Es la Sala de espera de José Luis Sampedro. Bendita sala de espera, por cierto, que le debemos a Olga Lucas, y que se publicó un año después del fallecimiento de Sampedro. Calma y lucidez. Remanso de ríos. Los ríos que van a morir al mar. O que una vez allí, no mueren, sino que se hacen más y más grandes.

Algunos de estos libros ya se los he recomendado a alguno de vosotros (si es que continuáis ahí). En realidad, tendría que recomendároslos todos a todos.

 

Trackback URL

, , , , , , , , , , , , , , , ,

6 Comments on "Ampharou’s library"

  1. malatesta
    05/05/2015 at 6:58 Permalink

    Hola Ampharou.
    Te dejo este comentario solo para que sepas que sí, que aún hay quien se pasa por aquí. A mí me pasa igual. A veces pienso que ya nadie entra en el blog, salvo por error. Pensé en dejarlo definitivamente, pero en realidad, ahora es como más íntimo. Un poco como al principio, cuando aún no habíamos contactado con nadie.
    Por cierto, veo que sigues tus lecturas a buen ritmo. A este paso te lees el canon occidental y el oriental, de propina.

  2. El ruido de Endora
    05/05/2015 at 14:32 Permalink

    Amiga. I tant! que dicen por aquí… aquí donde juega y vive Messi (osea el centro del mundo -ai ai ai que me has pillao culé!-), decía que indudablemente una servidora añoraba tus recomendaciones, y además cuando en el facebook me ha saltado la reseña he pensado, olé y olé! … que si, que son muy útiles siempre, y las de esta vez me apetecen un montón así deprisita.
    Mientras te diré que estoy con Louise Erdrich… “Plaga de palomas, La casa redonda”… que recomiendo mil junto con la autora de Las Luminarias, una australiana cuyo nombre no recuerdo ahora…, así últimamente, pero tu comentario me ha ido al pelo, enseguidita voy a poner en la lista estos viajes y estos viajeros.
    Y piensa, mi niña, que la menda, te lee y aprecia. Besotes grandes.

  3. elbucaro
    05/05/2015 at 20:43 Permalink

    Hola paisana,
    también te dejo este pequeño comentario, para que sepas que te sigo leyendo y atento a lo que escribes. Siempre curioso y aprendiendo de lo que lees. Un beso.

  4. vinti
    06/05/2015 at 8:06 Permalink

    Si se te echa de menos….MUCHO. Amparhou vuelveeeeeee cargadita de cultura, libros, pinturas, y que se yo de series. Cuánto he de correr, pero apuntado queda todo. Tus escritos son órdenes. Besoooooos primorrr.

  5. ampharou
    06/05/2015 at 16:46 Permalink

    Ay! Qué alegría más grande me acabáis de dar entre los cuatro!! Pero si somos un montón!!!

    Malatesta!! Guapo! Pues sí, parece que al final las redes sociales acabarán matando a los blogs… o por lo menos a los blogs de blogueros tan perros como yo, de los que actualizamos de higos a caracoles… si es que es normal aburrir a la parroquia!
    Y todavía me queda mucho por leer para llegar siquiera a las cien primeras páginas del canon!!

    Endora! Totalmente recomendable todo lo que os cuento en la entrada. Me apunto mientras tanto tus reseñas, buscaré y bichearé, señora culé! ;)

    Elbucaro, paisano, qué alegría! Muchísimas gracias!!

    Vinti, mi niña bonita! No te pierdas, que enseguida llega una entrada de series y otra de pelis!

    Besines a todos. Grandes.
    Gracias por seguir!

  6. i
    16/10/2015 at 16:22 Permalink

    Nunca estarías sola, ni por aquí ni por ningún lugar.

    (Pero leer a compañeros que te leen dibuja la sonrisa plácida de ver que se suceden como han de sucederse las cosas bonitas, en personas bonitas)
    Abrazos, tienna.

Hi Stranger, leave a comment:

ALLOWED XHTML TAGS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subscribe to Comments