Resignación

Mike

Puedes encabritarte como un caballo salvaje, decir palabrotas, maldecir al destino, pero a la hora de la verdad…tienes que resignarte.

Capitán Mike Clark, El curioso caso de Benjamin Button.

Recordé esta frase ayer, mientras esperaba en un bar a que me prepararan la comida que había encargado para llevar: comentaban, empleados y parroquianos, la muerte de algún vecino del barrio. Pobrecito, pobre de la mujer. La hija se tuvo que volver de Londres, que acababa de llegar la chiquilla… todos hablaban, todos tenían una opinión mientras yo fingía una partida de apalabrados en el móvil. Una señora a este lado de la barra sentenció Te pongas como te pongas, cuando viene a por ti, se acabó. Hubo un minuto de silencio espontáneo sólo interrumpido por la previa del partido en el plasma de cincuenta pulgadas.

Otra señora, a aquel lado de la barra y con un polo con el logotipo del bar, con la mirada perdida en algún lugar entre sus pensamientos, declaró Por eso yo nunca salgo de mi casa sin hacer las camas. Si me pasa algo malo y tiene que entrar alguien, por lo menos que se encuentre la casa recogía.

Trackback URL

No Comments on "Resignación"

Hi Stranger, leave a comment:

ALLOWED XHTML TAGS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subscribe to Comments